hader

Tortellini: una historia con sabor

image1Narra la leyenda que durante la batalla ancestral entre Módena y Bolonia, los dioses Marte, Venus y Baco bajaron en ayuda del pueblo y al finalizar aquella difícil jornada, para reponerse y descansar, pararon en una posada en la localidad de Catelfranco Emila, en la misma provincia de Módena. A la mañana siguiente Marte y Baco dejaron la posada muy pronto para seguir con la batalla y Venus, cansada, decidió quedarse y darse un relajado baño en su habitación. El mesonero, con mucha curiosidad, se acercó a la habitación para espiar desde la cerradura a Venus. Quedándose absolutamente prendado por la belleza de las curvas y la perfección de su ombligo, bajó a la cocina, cogió un trozo de pasta y con ella formó el primer tortellino, igualando aquella forma tan perfecta del ombligo de la diosa.

 Leyendas a parte, la historia de los tortellini se remonta al siglo XIII y desde entonces hasta hoy se ha ido reafirmando como un plato para verdaderos glotones, tanto en Italia como en todo el mundo. Es curioso pero, como en muchos casos más, el tortellino parece ser que nació como plato de pobre. Para poder utilizar la carne que no se comía y que quedaba en las mesas de los nobles, los pobres, que no disponían de mucho más que harina, agua y en algunos casos huevos, se ingeniaron y decidieron poner aquella carne dentro de una “hoja” de pasta y sellarlo haciendo un pequeño nudo alrededor del dedo, torciendo la pasta. De allí el nombre, torcido-turtléin (en dialecto boloñés) y finalmente tortellini.

Además el tortellino es un tipo de pasta que tiene muchos primos, tanto salados como dulces. En la misma región Emilia Romagna, alrededor de la zona de Bolonia y Módena, existen varios tipos de pasta fresca rellena que descienden directamente de su primo más internacional. Los Tortelli, otro tipo de pasta rellena más plana y no torcida. Los Cappelletti, originarios de la zona de Reggio Emilia, primos hermanos de los tortellini. Los Cappellacci, de la zona de Ferrara, una versión grande del tortellino tradicional.  Los Añolotti, de la zona de Parma. Y luego las versiones dulces de tortellini rellenos de natillas, chocolate o mermeladas que se fríen o se cocinan al horno.

Fuente: http://larestano.com/